5. En la boca del lobo, un trió inesperado.

Lo mas interesante, aquello que desee con fervor, había quedado descartado. No interrumpiría a aquel chico de las cuerdas y todo lo demás ya no me resultaba atractivo. Así que mientras todos reían en charlas llenas de flirteos yo decidí que esa noche no haría nada en el local, no follaría y que por ende ya podía beberme una copa o dos o las que se me antojaran, tampoco conducía y no me esperaban mis hijos en casa...

Eso de no beber (en desmesura) si voy a follar era una de mis reglas auto impuestas. Había confeccionado mis reglas bajo mi criterio, puesto que ya no iba a seguir las que la sociedad impone por defecto. Pero es que ademas no me suele decir nada la bebida, digamos que soy bebedora social.

Lo curioso es que el grupo no se deshacía. De los que íbamos juntos nadie se decidía a follar. Al contrario, se unieron al grupo dos chicos más o al menos eso me pareció a mi en un principio. Luego me di cuenta de que lo que buscaban era a mi.

Yo soy un poco culo inquieto y estar toda la noche en una barra me da pereza, así que me levantaba para bailar o iba y venia a un cuartucho donde fumaba la gente y mientras aprovechaba para curiosear. En una de esas me cercioré que ellos no fumaban pero siempre me acompañaban a fumar jajajaja


Las copas me tenían un puntito chulo que no era de preocupar. Uno de esos dos chicos me dice "vamos al cuarto oscuro" y le mostré mi copa, como diciéndole que la tenia entera. Pero me dijo "que mas da? llevatela. Vamos, solo quiero ver si hay alguien".

Sin mas les seguí y cuando me quise dar cuenta ya estaba en la boca del lobo. De verdad que fui al cuarto oscuro de manera totalmente ingenua, pero una vez allí uno me beso y el otro se me puso detrás rozándome su paquete por el culo.



Yo pensaba que aquello no era lo hablado, solo les acompañe por ver si había gente en el cuarto oscuro. Pero que narices, me estaba gustando, así que no les pare. Me quitaron la copa de las manos para dejarla en algún rincón del suelo, y empece a notar las caricias de cuatro manos y dos bocas devorando mi cuerpo, era delicioso. Estábamos solos, no se escuchaba a nadie mas. Solo sentía sus cuerpos pegados al mio, sus manos, sus bocas y un puto deseo que de repente nos envolvió a los tres.


Que curioso es cuando uno se encuentra en una situación nueva, pero se desenvuelve con naturalidad. Solo tienes que escuchar tu cuerpo y a mi el mio me hizo arrodillarme para comerle la polla a uno y el otro se encargo de ponerme la suya en mi mano.

El solo hecho de estar arrodillada comiendo polla y saber que tenia otra esperándome con ansia, me humedecía. Pero es que ademas de excitada me sentía libre e intrigada.

Por momentos pensé que no sabría desenvolverme con dos pollas pero cuando yo no sabia por donde tirar ellos me guiaban. Todo fluía entre gemidos, deseo y medias risas.

Después de comerme las dos pollas me puse en pie y me desvistieron entre ambos chicos.

Uno a mi espalda me hizo medio inclinarme para penetrarme y el otro enredaba sus manos en mi cuerpo. Me follaron o me folle a ambos. Diferentes posturas y siempre manoseada, comida, y atendida (jajajaja).

Yo ya me había corrido (pero quería mas) cuando uno de los chicos también lo hizo y me pillo por sorpresa. Que se corriera de esa manera no fue morboso ni satisfactorio, me parecía pronto, pero la verdad es que yo había perdido la noción del tiempo.

Yo tenia la esperanza de que se recuperara y se uniera de nuevo, pero no fue así. El amigo se medio rió de el y medio lo excuso diciendo que era la primera vez que venia a un club y sin mas charla seguimos follando hasta que yo me corrí varias veces y el también me dio su corrida.


Todo transcurrió como en un buen sueño que mientras se desarrolla vives con deseo pero que luego, al intentar recordarlo, no sabes si primero te toco una teta o el culo. Tampoco mi intención es hacer de esto un relato erótico. Es solo mi vida (parte d ella).


Lo pasé muy, muy bien. A día de hoy no se calcular el tiempo que estuve metida en aquel cuarto oscuro. El chico que quedo a solas con migo y con el que continué follando, dijo que yo era una "guerrera" cosa que no entendí muy bien, pero que interprete como un piropo. Me sorprendía a mi misma mi actitud desinhibida, creo que se debía a que no tenia que darle explicaciones a nadie, excepto a mi misma.


De vuelta a casa, Pastelero me dijo que había estado desaparecida un buen rato; yo me limité a sonreirle y fue entonces cuando me enteré que me había espiado en algunos momentos.

Se puede decir que fue una buena velada. Mi primera vez en un local liberal y acabo haciendo un trió cuando anteriormente yo había descartado hacer nada.

Además me vine con la intriga de aquel chico con las cuerdas y el número de teléfono del chico que aguanto el asalto en el cuarto oscuro. Lo cual me aseguraba la continuidad para seguir visitando aquel u otros locales.

Mi intención era conocerlos todos. De hecho, una semana después acordamos cita para repetir en aquel local. Esta vez yo iría sabiendo lo que era, así que me relamía de pensar lo bien que lo iba a pasar, lamentablemente, no salio según lo previsto:


El me había dicho que estaría en el interior del local esperándome con mas gente. Pero sus amigos cambiaron de opinión en el ultimo momento (eso me dijo) y cuando yo accedí al local no había ni rastro. Me quería morir d verme yo allí sola sin conocer a nadie. pero eso hizo posible que yo pasara la noche hablando con Josu y eso dio inicio una "amistad" que aun dura. Eso si, de follar nada d nada.

Esa noche que yo iba tan dispuesta, la charla con Josu y de mas gente me pareció tan enriquecedora que al final follar era lo d menos.

Para mi era como estar en un planeta desconocido y Josu (y algunos mas) me facilitaban sus perspectivas.

Yo flipé mucho de las historias que contaban y el engranaje de aquellas cabezas.


A todo esto, decir que anterior a este trió yo ya había hecho un intento anterior, pero eso fue con Victor.


218 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo